1. Las grandes cifras de la FET

alumnos
familias
personal
colegios
comunidades-autonomas
cursos-formacion

 

Alumnos

"Los alumnos y alumnas son el centro de la Comunidad Educativa, la razón de ser de la Escuela Teresiana. Crecen en un clima de seguridad, cercanía y libertad responsable, sintiéndose aceptados, respetados y queridos por todos los miembros de la comunidad"

— Carácter propio p.29

Queremos reconocer el potencial de esta nueva generación de alumnos, sus dones y necesidades para lograr que sean protagonistas de sus vidas y transformadores de la sociedad.

alumnos-2

Familias

familias-2

La familia es la principal fuente de identidad de la persona y el lugar en el que se van determinando las características de cada individuo, es importante que se den en ella momentos de calidad que potencien un desarrollo armónico. Vivir el tiempo libre juntos, tener momentos en los que compartir diálogos, expresar sentimientos, orar, potenciar los vínculos, etc., favorecerá el crecimiento y desarrollo personal.

La situación de muchas familias hace difícil que puedan darse estos tiempos de calidad, por ello es muy importante valorar la colaboración familia-escuela, para detectar logros y necesidades en el desarrollo del niño y del joven. Desde la escuela será bueno propiciar y fomentar momentos y acciones conjuntas, espacios para celebraciones, fiestas, campañas, etc. El crear vínculos familiares favorecerá la identidad, y el hacerlo dentro del ámbito educativo, propiciará de igual forma la identidad teresiana derivada del proyecto educativo del centro.

Personal

personal-2

El pilar fundamental de la escuela teresiana es su personal, docentes y no docentes, que desde distintas tareas enriquecen y llevan a cabo nuestra misión educativa. Distintas edades, caracteres, experiencias, especializaciones, culturas... evidencian la riqueza y el potencial de la Fundación. El clima escolar, fruto de lo que cada uno aporta, posibilita un buen ambiente de trabajo en términos generales.

La educación teresiana concibe a las personas como sujetos de encuentro y transformadores sociales; por ello en nuestras escuelas se cuidan especialmente las relaciones interpersonales y todo aquello que favorece el crecimiento personal. Tener espacios y tiempos para compartir la vida en encuentros informales nos hace constatar la importancia que damos a la persona.

Valoramos la vida que se entrega a lo largo de tantos años en la escuela, el enriquecimiento que suponen los distintos momentos vitales de cada uno y la importancia de acompañar estos momentos para mantener la pasión por la educación. De la misma manera es crucial la acogida y acompañamiento de tantos educadores y personal que se están incorporando a nuestros centros.

Queremos que todos experimenten la satisfacción de sentirse considerados como miembros necesarios en la misión educativa, sintiendo que se valora su trabajo y se confía en su capacidad y experiencia para llevar a cabo el proyecto educativo teresiano.

TOP